Cuenta la historia que el Grä Ador fué el creador de todo lo que existe y estaba conforme con su creación... Mucho tiempo paso hasta que entre los seres que vivían en su universo comenzaran a crecer sentimiento viles que pronto desataron la guerra más terrible que el universo alguna vez haya vivido.

Cuenta también que intentando reinstaurar la paz perdida, el creador se hizo creado 7 veces y siete veces fué rechazado. Decidido a ayudar a sus creaciones se vió obligado a dividir el universo en siete dimensiones diferentes. En cada una de ellas colocó a aquellos seres hermanados por el grado de bondad o maldad que habitaba en sus almas...

Así fueron creadas las 7 dimensiones:
Espirven, Magijall, Bosquín, Realdan, Decadunoll, Degenmon y Hellmon.

Eligió Espirven para vivir con aquellos seres elevados por su pureza de espíritu. Encerró en Hellmon al ser más despiadado de todo el universo. Y determinó que Realdan fuera la frontera entre las fuerzas del bien y las del mal...

Realdan es el universo de la Realidad, el mundo donde vivimos, la tierra donde el bien y el mal luchan desde la gran división y hasta el fin de los tiempos...

Depende de todos nosotros que en este universo predomine la paz, la justicia y la igualdad...



lunes, 26 de enero de 2015

Random Chapter Fest. 1er entrega; El Gresco (cap. 11 libro 4)



         Billven caminaba por los angostos y solitarios callejones de El Gresco, el barrio bajo de Profundis. Por causa de la restricción de energía que se estaba haciendo, las mayoría de las farolas de las vías públicas se encontraban apagadas, por lo que reinaba una cierta la oscuridad, cortada solamente por algunas, ubicadas en las esquinas, y las pocas luces encendidas de algunas viviendas. En esas condiciones, a Billven le resultaba muy difícil orientarse y pronto se sintió perdido.
Había decidido ir solo al ese barrio a investigar un poco y a saludar a su coterráneo, que sabía frecuentaba aquella taberna, mientras Gol Ank Nut realizaba algunas averiguaciones. Profundis era una urbe relativamente segura, y si bien estaba en el sector más peligroso, no consideraba que pudiera correr algún riesgo. Además, él estaba acostumbrado al peligro y a nada le temía. Pero había quedado en reunirse en el destacamento de la guardia metropolitana con su amigo sirenniano más tarde, y ahora, a la luz de la nueva información obtenida, le urgía hacerlo para tomar medidas urgentes de control, en el puerto de la ciudad.
Llegar hasta allí no le sería fácil, el edificio de la guardia se encontraba en otra burbuja secundaria y se encontraba realmente perdido.
El frío aumentaba la sensación de desolación que reinaba en las calles. Caminó por un rato, sin percatarse que era seguido de lejos, por cuatro seres de las profundidades: dos eran sirennianos, de la casa Russ y los otros dos..., sólo el Gra Ädor sabe a qué raza pertenecían.
De pronto sintió voces, y se dirigió hacia allí pero al llegar a la esquina lo que vio, le hizo retroceder y ocultarse detrás de unos bultos: era el Capitán Nemo hablando con un Pulponio... La oscuridad le había permitido acercarse sin ser visto, y estaba lo suficientemente cerca como para escuchar la conversación.
-Tiene que ser esta misma noche –dijo el cara de tentáculos –y le extendió una bolsa llena de rubinos. 
-Pero...

No pudo seguir escuchando, un ruido apagado se dejó sentir a sus espaldas..., había algo moviéndose. No podía ignorarlo, tenía que ir a ver. Caminó sigilosamente, en guardia..., podía sentir el peligro. Se topó con un montículo de una especie de masa informe, aunque no podía distinguirlo. Giró rápidamente, alertado por sus instintos afinados en cientos de batallas, para encontrarse con los dos sironnianos, que ahora con todos sus terminales de luz corporal encendidos se destacaban perfectamente en medio de la oscuridad. Los gestos en sus caras y sus miradas, le revelaron que estaba en real peligro. Se preparó para enfrentarlos, cuando el montículo con el que se había topado, y que ahora se encontraba a sus espaldas, pareció cobrar vida creciendo hasta sobrepasar la altura del hombre y se echó sobre él envolviéndolo por completo hasta hacerlo desaparecer..., como si se lo hubiera tragado...


La perversa figura se encontraba frente a la estufa donde unos gruesos leños negros ardían con fuerza. Parecía que le hablaba a las llamas, que no calentaban el cuerpo pero quemaban el alma...
-Todo está saliendo según nuestros planes, Malevosidad Suprema. Pronto todos los elementos estarán reunidos y sólo quedará esperar el día indicado.
-Nada puede fallar Roggnar, sabes lo que está en juego. No te perdonaré un fracaso –dijo una voz que salía de las llamas. Al hablar se formaba en las lenguas de fuego la silueta del rostro del amo y señor del mal, y cuando dejaba de hablar desaparecía entre ellas. –Sabes lo que puedes ganar, también lo que puedes perder... No te saqué del agujero donde estabas para permitirte otro fracaso. Aún puedo enterrarte mucho más profundo.
-No fallaré, mi Malignidad Máxima. No volveré a repetir mis errores... –unos fuertes golpes en la pesada puerta le dieron al hombre una tregua de la intensa  conversación.
-¡Adelante! –vociferó.
-Pepermisooo, mi señor Perverso –dijo el hombre que golpeara la puerta. Era nuevo y había sido destacado a trabajar para Roggnar, hacía tan sólo unas horas.
-Espero que tus noticias sean buenas, lacayo... Lo espero por tu bien.
-Eso eso creo, mi...
-¡Habla de una vez!
-Lalalas piedras azuzules, mi señor. Están en camino hacia aquí.
-Bien, avísame en cuanto lleguen. Ahora vete.
-Es que...
-¡Que! ¡Qué más!
-Tititienen a Billven.
-¿A Billven? ¡No será esta, otra falsa noticia, ¿verdad?! ¿Recuerdas lo que le pasó a tu antecesor cuando vino con la noticia de que los chicos estaban por ser eliminados y después no fue así?
-Si..., sisisi. Lolo recuerdo peperfectamente –y quizás nunca lo olvidaría. Roggnar lo había eliminado en frente de todos, como escarmiento para quienes le fallaban. –Pepero ya lo verifiqué. Es...tá en manos de unos aliados a nuestra causa en Profundis...
- ¡Que maravillosa noticia! Esto no me lo esperaba... Dos golpes en uno. Finalmente el sino parece estar de nuestra parte. Esto es un buen augurio.
-¿Quequé hacen con él?
-¡Que lo eliminen, lo destruyan, que lo pulvericen...! No importa lo que hagan, pero que sufra... ¡Ahora vete! –y se acercó nuevamente a la estufa  y rió -¡Jajajajaja!
-Aún faltan los muchachos, Roggnar. Sólo cuando ellos sean eliminados estarás seguro... Sólo entonces podrás reír...


No fue sinó hasta varias horas después, que despertó. Le dolía todo el cuerpo. No recordaba muy bien los últimos acontecimientos pero sí que habían sido traumáticos. Trató de incorporarse pero una bota en su pecho lo aplastó contra el piso. Era uno de los sirennianos, detrás de él estaba el otro y los dos extraños seres. Uno era una especie de masa de alquitrán con forma humanoide pero grotesca y el otro, una especie de langosta gigante, del tamaño de un caballo.
-Finalmente ha llegado tu hora, Billven. Y no se me ocurre una muerte peor que ésta –dijo el que lo pisaba, señalando a sobre su cabeza.
Billven giró y con terror  vio que se encontraba al borde del abismo sin fin...

 El abismo sin fin... quizás el lugar más profundo de los océanos de la tierra. Tanto que ni los propios sirennianos ni otros seres abisales, se aventuran en sus profundidades. Muchas leyendas se cuentan de él y de las criaturas que habitan esas increíbles profundidades. Se dice que atraviesa a la tierra de lado a lado comunicando los dos grandes océanos, se dice que es la morada de la bestia más maléfica que surcó alguna vez la superficie de los mares: Leviatán, quién fuera vencido en feroz batalla por el Dios del mar Godýmar, y confinado en el pozo más profundo de la tierra. Mucho se dice, nada se sabe y los pocos intrépidos que se aventuraron alguna vez en sus profundidades, jamás volvieron. Lo único cierto es la existencia de una extraña corriente que arrastra todo lo que queda a su alcance, dentro del abismo.
Cuando se construyó El Gresco, estaba a unos kilómetros del borde del abismo, pero éste avanza sobre Profundis, a un ritmo lento pero firme, con infinidad de derrumbes y deslaves. Y había alcanzado ya el extremo sur oeste de ésta burbuja, desfondando una pequeña superficie del suelo, de aproximadamente trescientos metros cuadrados, y brindándole a éste barrio de insurgentes un acceso al mismo, desde adentro de la ciudad.


-Tuvimos que esperar a que despertaras... ¿De qué sirve dar una horrible muerte si el beneficiario de la misma no está consciente para sufrirla? –dijo relamiéndose. –Pero el momento ha llegado...
Antes de que terminara de hablar, buscando el factor sorpresa, Billven golpeó a su opresor en la entrepierna para luego sacárselo de arriba, con otro patadón. Enseguida los otros tres se le fueron al humo. Billven sabía que su única oportunidad era tomarlos de a uno, jamás podría con los tres al mismo tiempo. Se focalizó entonces en quién parecía el más accesible: el segundo sirenniano, y mientras giraba en el aire para evitar ser alcanzado por un chorro de alquitrán que el ser amorfo le tirara, se agachaba para evitar un golpe de tenaza del crustáceo-pensante, arremetió contra éste. Utilizando antiguas técnica orientales aprendidas en un monasterio japonés, luego de girar hacia atrás, le propinó un feroz golpe con el talón de su pierna derecha, en medio del pecho, lanzándolo varios metros más atrás. Sin esperar las reacciones de los otros, como un león hambriento, siguió a su presa y dando vueltas en el aire lo alcanzó justo cuando se incorporaba. Le propinó entonces una incontable andanada de golpes en sólo un par de segundos, luego giró dándole la espalda y enfrentando a los otros dos enemigos, sabiendo que éste, estaba fuera de combate. Mientras el Sirenniano se desplomada al suelo, Billven arremetió contra el crustáceo. No es que fuera el más fácil de los dos que quedaban, pero..., ¿cómo se combate a un montón de alquitrán? Con un salto sobre la cabeza de la enorme langosta, logró montarse en su lomo y tomando sus dos antenas intentó dominarla. Pudo sentir su chillido de dolor, eran sus antenas sensoras, a pesar de tener ojos, este ser parecía recibir mucha información a través de sus antenas, que resultaron ser muy sensibles. Billven, entonces las ató entre ellas y se bajó de un salto. La criatura, desorientada iba de aquí para allá sin poder sincronizar sus movimientos. Era el turno del ser amorfo..., lo buscó con la mirada pero no lo encontró... ¿Habría huido? No se percató de que parte del piso se había teñido de negro y que además, él estaba parado sobre éste. La maleabilidad del ser amorfo le permitía transformarse en cualquier cosa, incluso para licuarse y formar una delgada capa sobre el suelo. Tarde notó que el piso se había vuelto pegajoso y que una sustancia negra, subía rápidamente por sus pies aprisionándolo... ¡Estaba atrapado!
La sustancia alquitranosa se escurría sobre él que estaba ya, completamente embadurnado y sólo su cabeza quedaba fuera del ser de alquitrán. Si bien se podía mover y se veían sus brazos tratando de emerger de la criatura, no había forma de desembarazarse de él... ¡estaba perdido!
-¡Aguanta amigo! –gritó Gol Ank Nut al llegar en su ayuda. Traía una especie de pulverizador y con éste roció, primero la cabeza de su amigo, y a medida que la pastosa criatura se disolvía con gritos de dolor,  el resto de su  cuerpo.
-Es lo que en la tierra se conoce como diluyente –dijo mientras auxiliaba a su amigo. –En cuanto vi que no llegabas salí en tu búsqueda, y cuando me enteré de que había un Alquimorfo rondando, me traje esto por las dudas, es lo único que puede detenerlos –y continuó rociándolo mientras éste se diluía por completo. Luego volvió a mirar a Billven que estaba limpiándose los últimos restos de alquitrán.
-¡Cuidado atrás, Billven! –gritó al ver que a espaldas de su amigo, el primer Sirennio, recuperado se aprestaba a darle un golpe fatal, con una especie de cimitarra. Billven por puro reflejo lanzó una patada de coz que alcanzó a su atacante en el estómago y lo lanzó varios metros, con la mala suerte que cayó al agua y fue atrapado por la corriente que lo succionaba hacia el fondo del abismo sin fin. “¡Aaaahhhhh, ayuda!” Alcanzó a gritar antes de ser tragado por el agua. A pesar de que intentaron rescatarlo, nada pudieron hacer por el desdichado, del terrible fin que seguramente le esperaba miles de metros más abajo.

-¡Fue Nemo! –dijo Billven enseguida –él robó las piedras y piensa sacarlas de Profundis en el Nautilus.
-¡Vamos! Corramos al sub-puerto quizás aún esté allí.
Tras la alocada carrera llegaron al sub-puerto sólo para constatar que el Nautilus ya había zarpado, y lo había hecho hacía ya un buen rato. No había forma de saberlo con precisión ya que la ciudad de Profundis había comenzado a vivir en la penumbra constante y como los artefactos de medición del tiempo funcionaban con la misma energía, éstos tampoco funcionaban.
-¡Demasiado tarde! Y no hay forma de seguirlo, el Nautilus es el vehículo submarino más rápido que existe.


Una vez en el templo, reunidos con los notables de la ciudad, Billven y Gol Ank Nut explicaron lo que habían descubierto.
-Está claro que el Capitán Nemo robó las piedras. Tiene la tecnología como para burlar cualquier sistema de seguridad y como para descubrir los antiquísimos túneles que comunican con el gran estanque. Acaba de zarpar con su submarino llevándose las piedras de Profundis –dijo el humano. –En el mundo submarino, estas extrañas rocas sólo tienen valor para los Sirennianos, en la producción de energía. Hasta dónde sabemos, es la única raza que produce su energía de esta forma y que por lo tanto ha desarrollado una tecnología específica como para hacerlo...
-El asunto entonces es saber por encargo de quién, este malhechor, se robó las piedras –se preguntó el soberano.
-¿Cómo por quién? Está claro que San Gui Nut está detrás de todo esto –acusó Ta Bar Nut, líder de la Casa Kwal. –Nemo trabaja para él y es sabido que quiere tomar el poder de Profundis. Una crisis como ésta puede provocar una revolución y quién tenga las piedras puede reclamar el poder para sí.
-No..., yo no tengo..., nada que ver –se defendió titubeando, el líder de la Casa Phara. Estaba muy comprometido y todo lo señalaba a él y su casta. Sin embargo fue Tal Pal Nut, quién lo auxilió en medio de los murmullos y las acusaciones.
-¡Calma..., calma! ¡sirennios del consejo, tengan calma! El hecho de que los Phara quieran el poder no los hace culpables..., ya que las otras castas también lo ansían desde hace el mismo tiempo, o quizás más.
–¡Eso! –se le escuchó decir a San Gui Nut.
-Tahl, Phara, Kwal –prosiguió Tal Pal Nut –cualquiera de éstas Casas desea el poder desde la fundación misma de nuestra civilización, por lo tanto si el fin es desestabilizar el gobierno, todas son sospechosas –y ante la nueva oleada de murmullos, insulto y pedidos de retractación, volvió a pedir calma. –Por el momento creemos que ninguna Casa está detrás del robo, y si bien Billven fue atacado por elementos de la Casa Russ, pensamos que Reh Vol Nut tampoco tiene que ver en este asunto.
-Por lo que veo, no tienen muchas pistas –dijo ahora San Gui Nut, recuperando el valor.
-Sabemos poco, es cierto. Pero creemos que el Capitán Nemo actuó sólo o bien por encargo de algún ser de la superficie. Parece ser que nuestras piedras azules tienen un valor que desconocíamos, en el mundo oxigenado. El hecho de que hayan sacado las piedras de Profundis no hace más que apuntalar esta teoría. Ningún sirenniano en sus cabales lo haría sabiendo que luego, con toda la conmoción causada, volver a ingresarlas a la ciudad resultaría quizás, más difícil que haberlas sacado, con todos los dispositivos de seguridad y control que se establecerían.
-¡Entonces estamos perdidos! –exclamó La Call Nut, líder de la Casa Tall –Sólo quedan alrededor de treinta días más de reserva..., y eso si sólo producimos oxígeno. Encontrarlas en Profundis ya era una tarea difícil, hacerlo fuera de él, imposible.
-Nada es imposible, La Call –dijo Gol Ank Nut-. Usted debería saberlo, pero no será sencillo, es cierto. Ya hemos salido a rastrear el rumbo que tomó el Nautilus, un submarino como ése, no pasa desapercibido y ya estamos recibiendo información: el último dato lo ubica cerca de las costas de Madagascar y yendo hacia el oeste. Una vez en tierra, Billven intentará encontrar, recuperar y traer de vuelta las piedras, yo le ayudaré aunque aún tengo que resolver cómo hacerme pasar por humano. Un ser como nosotros, aunque sin cola fuera del agua, llamaría mucho la atención en el mundo oxigenado.





lunes, 22 de septiembre de 2014

viernes, 29 de noviembre de 2013

Esta podría ser la confirmación de la Teoría del 2do período evolutivo en la historia del hombre??

Una de las bases sobra la cual se sostiene toda la historia de Los Andaluins, es la presunción de que el ser humano todo está viviendo su segundo período evolutivo. Es decir que ya evolucionó en el pasado lejano alcanzando logros increíbles, logros que la civilización actual aún no alcanza. Gracias a esos logros es que se pudieron construir las grandes pirámides y demás obras de explicación aún hoy inciertas. 
Por alguna extraña razón o cataclismo, el ser humano se vio arrastrado hasta degradar en un estado de primitivismo más absoluto teniendo que comenzar casi de cero un nuevo período evolutivo...
Pero esta presunción surge solamente de la imaginación del autor de la saga, Gabriel Aznarez. O al menos así ha sido hasta ahora.
Nuevos descubrimientos, de éstos últimos años, parecen dar la razón al pensamiento de Aznarez.
Este último descubrimiento, de confirmarse, no le estaría dando la razón???
Esta teoría que podría parecer en principio absurda, surge solamente de la imaginación de un escritor o es que Aznarez sabe algo que el resto ignoramos? Existe alguna conspiración para que esta noticia sea silenciada???

A continuación, la nota que motiva esta entrada...

Ojala tengas tiempo para leer este mensaje, seguramente uno de los más importantes que ha llegado recientemente a nuestras manos. 

El derretimiento de los glaciares en la Antártida están dejando ver, pirámides.

 
Tres pirámides antiguas han sido descubiertas en la Antártida por un equipo de científicos estadounidenses y europeos. Dos de las pirámides fueron descubiertas a 16 kilómetros tierra adentro,mientras que la tercera estaba muy cerca de la costa.
Los primeros informes sobre las pirámides apareció en los medios de comunicación occidentales el año pasado. Unas cuantas fotos se publicaron en algunos sitios web con un comentario que las extrañas estructuras podrían servir de prueba de que el continente cubierto de hielo solía ser lo suficientemente caliente como para haber tenido una antigua civilización viviendo allí.
 Imagen aérea tomada a través del hielo del Polo Sur parecen mostrar dos o posiblemente tres pirámides en una fila en similar formación a las pirámides de Giza.

 
Hasta el momento se conoce poco acerca de las pirámides y el equipo sigue manteniendo silencio sobre el increible               descubrimiento. La única información fiable proporcionada por los científicos era que ellos estaban planeando una expedición a las pirámides para investigar más a fondo y determinar a ciencia cierta si las estructuras eran artificiales o naturales. No se ofrecieron detalles sobre la expedición.
En caso de que los investigadores prueben que las pirámides son estructuras hechas por el hombre, el descubrimiento podría llevar a cabo la mayor revisión de la historia de la humanidad como jamás se ha hecho.
Miembros de la expedición tratando de acercarse a la pirámide.

 
 La imagen muestra una estructura piramidal rodeada de hielo justo en el centro de la foto, en la costa. Imagen:Integrated Ocean Drilling Program
Mientras tanto, una serie de extraños pero interesantes descubrimientos se han hecho últimamente en la Antártida. En 2009 los científicos del clima han encontrado allí partículas de polen, que posiblemente podría afirmar que los árboles de palma, una vez crecieron en la Antártida y las temperaturas de verano alcanzaron los 21C. Tres años más tarde, en 2012, los científicos del Instituto de Investigación del Desierto de Nevada identificaron 32 especies de bacterias en muestras de aguas del Lago Vida en la Antártida oriental.

Una posible civilización que la historia oficial no tomo en cuenta
¿Será posible que la Antártida era una vez lo suficientemente caliente en el pasado reciente como para tener una civilización antigua viviendo allí? Y aún más sorprendente es la cuestión de que si una cultura avanzada se desarrolló allí ¿Existirá algunas estructuras restantes que todavía estén enterrados debajo del hielo?



Los estudiosos y egiptólogos han sospechado durante mucho tiempo que la esfinge es mucho más antigua de lo estimado, posiblemente tiene más de 10.000 años de antigüedad. Los científicos descubrieron que la evidencia de la erosión del agua sobre la antigua estatua, siendo la mayor del mundo, cuenta una historia de cambio climático desde una selva lluviosa al calor del desierto en unos pocos miles de años. Si el clima en Egipto ha cambiado tan rápidamente, ¿Es igualmente posible que el clima antártico también podría haber cambiado drásticamente en el mismo tiempo?
De acuerdo con la teoría de la correlación de Robert Bauval y Adrian Gilbert, la construcción de las pirámides de Giza habría tenido lugar en un período anterior a los 10,500 a 12,500 años BC, motivando esta retroactividad con la correlación entre la ubicación de las tres principales pirámides de la necrópolis de Giza y las tres estrellas de la constelación de Orión, y que esta correlación fue intencionalmente creada por personas que construyeron las pirámides.
 Las pirámides de Giza y las tres estrellas de la constelación de Orión
La referencia a la fecha de hace 12.500 años es significativo para Hancock, ya que la posición de las pirámides indica el momento preciso en que una anterior civilización avanzada ha visto su ocaso debido a un cataclismo global.
En su libro Las Huellas de los Dioses, Graham Hancock ha encontrado pistas que llevan a todos hacia un punto preciso. Según Hancock, las pirámides fueron construidas en todas las culturas del planeta y sus monumentos contienen configuraciones astronómicas más o menos evidentes.
A partir de antiguos testimonios de numerosas poblaciones — la gran esfinge de Egipto, los misteriosos templos de Tiahuanaco, las gigantes líneas de Nazca de Perú, las pirámides masivas del Sol y la Luna de México — y al ponerlos en comparación con los mitos y leyendas universales, con el estudio de los mapas que datan de tiempos antiguos, el erudito sugiere la existencia de un pueblo con una posesión de inteligencia superiores de tecnologías sofisticadas y un conocimiento científico detallado, cuya “huella”, sin embargo, fueron exterminados por completo por un desastre de enormes proporciones.
Cada cultura ha adorado a sus reyes como dioses. Sus religiones fueron todos dirigidos a la búsqueda de la inmortalidad del alma y sus sacerdotes eran los astrónomos, con un conocimiento anticipatorio de los movimientos celestes. La serpiente-reptil es una figura simbólica presente en todas las culturas y es considerado sagrado.
Esta gran unidad cultural, según Hancock, sugiere que la civilización humana no nació de repente de la nada, sino que fue “ayudado” por alguien con conocimientos tecnológico y cultural de avanzada. La evidencia que apoya esta teoría es la expansión de la agricultura.
Resultó que la agricultura nace simultáneamente en al menos seis zonas del mundo sin ninguna relación aparente entre ellos: Centro y Sur América, la Media Luna Fértil, África Central, China Oriental y el Sudeste Asiático.
En conclusión
Si miramos con alarma los informes del calentamiento global que advierten que tanto las regiones del Ártico y la Antártida se están derritiendo. Muchos de nosotros podríamos vivir para ver el día en que estará expuesto todo el continente de la Antártida, al igual que todas las edificaciones antiguas que alguna vez existieron allí. 
Si se encuentra una pirámide gigante va a cambiar la forma de pensar del mundo para siempre.
Aun no hemos logrado volver a crear las grandes pirámides. Nosotros simplemente no tenemos la tecnología.
Así que la pregunta es: quién, o qué, hizo estas pirámides en la Antártida? ¿Y qué dejaron atrás?

sábado, 10 de agosto de 2013

Nueva reseña de Dulce Zavala Rios

Cuando comencé a leer este libro estaba un poco acomplejada, ya que me esperaba encontrar un libro puramente infantil, un libro predecible y con un toque de magia que lo volvía bastante atrayente a mi parecer. Todo esto ya que al tener el primer contacto con su autor, él me hizo saber que su libro iba dirigido al publico infantil únicamente y ahora que lo he terminado, debo de aceptar que discrepo con este punto.

Soy una lectora de 20 años, que si bien el "madurar" no esta entre mis características, puedo leer todo tipo de libros y Los Andaluins, no es la excepción. La razón por la que no considero que esta saga deba ser leída por el publico infantil ÚNICAMENTE, es porque en ningún momento se vuelve predecible, con forme va transcurriendo la trama los niños van encontrando las pistas que los han de conducir al enemigo ha vencer y no desde un inicio. Uno como lector irá realizando "hipótesis" a la par de  Luli, Tomi y Santi.

Otro detalle bastante importante de este libro es su comedia, más de una vez me encontré riéndome a carcajadas por los comentarios tan hilarante de estos personajes y nada como un buen libro que te haga reír, tiene sus momentos dramáticos y tensos y solo en una ocasión vacile emocionalmente. No es un libro de reflexión y auto-ayuda en toda su extensión de la palabra,  pero en algún punto sus frases podrían aplicarse en dicho contexto, todo depende del ángulo en que lea su usuario.

Los personajes principales son tiernos y hermosos en toda la extensión de la palabra, hace ya más de una semana que termine el libro y aún no puedo sacarme de la cabeza a Lulenga, Tomolo, Santi, Brownie, Papo y otros personajes que dejan huella en uno, aún después de terminado el libro.

~Video reseña: http://www.youtube.com/watch?v=Y2L4AdkPH-c

~Reseña en el blog: